Un hogar donde reine el amor

hogar donde reine el amor

 

Logra que reine el amor en tu hogar

 

Un hogar: Es el lugar donde vives, no necesitas estar casada para tener un hogar, lo que sí necesitas es “edificarlo”.  La Biblia dice: “La mujer sabia, edifica su casa; mas la necia con sus manos la derriba”. (Proverbios 14:1).

 

En vez de usar toda su energía para derribar su hogar, la mujer sabia se dedica a edificar su hogar.  ¿Cómo estás empleando tu energía?  Si eres sabia lo harás edificando y mejorando tu hogar, te aseguro que nunca será tiempo perdido el que invertimos en edificar y mejorar nuestro hogar.

Edificar un hogar donde reine el amor, requiere soñar, pensar, planificar y organizar a fin de hacer que nuestros sueños se conviertan en realidad.  Es un desafío que debemos aceptarlo con amor, pasión y propósito.

 

El amor no se basa en emociones o sentimientos.  Es la decisión de comprometerse a procurar el bienestar de los demás, independientemente de cualquier condición o circunstancia.

Edifica tu hogar de tal manera  que todos los miembros de tu familia, incluyéndote a ti, estén deseosos por regresar a casa, las familias perfectas no existen, aquellas que aparecen en las portadas de revistas, por ejemplo.  Lo que sí existen son familias dispuestas a amarse, tolerarse y respetarse unos a otros, con el objetivo de que reine la paz y el amor en el hogar.

 

Areas de tu vida que necesitas prestar atención para hacer que tu hogar sea un espacio donde reine el amor:

 

1. Fortalece tu relación con Dios

Dios es el centro de un hogar donde reine el amor, porque Él es amor, (Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios.  Todo aquel que ama es nacido de Dios, y conoce a Dios”. 1 Juan 4:7)    Así que cultiva tu fe, por medio de la oración y la lectura de Su Palabra, de allí obtendrás la sabiduría para lograr edificar tu hogar acorde a los estándares de Dios.  Permítele a Él tomar el control de tu vida, tu hogar y tu familia.

 

2. Administra tu matrimonio de forma sabia

Cuando administramos el matrimonio con sabiduría, lograremos tener una familia saludable emocionalmente, porque nosotros somos el ejemplo para nuestros hijos y nuestras frustracciones también la pasaremos directamente a ellos.

 

3.  Dedica tiempo para ti

Recuerda cuando nosotras somos felices, cuando somos las protagonistas de nuestras vidas y aumentamos la confianza en nosotras mismas, podemos lograr que todos a nuestro alrededor también sean felices, de lo contrario seremos una esposa y madre amargada que se molesta por cualquier cosa y pierde el control de la administración de su casa.

 

4.  Cultiva el contentamiento

Tener contentamiento es bien difícil para las mujeres, pero debemos vivir cada día con pasión y propósito.  Eliminemos las quejas de nuestro vocabulario; vamos a comenzar a ver y agradecer lo mucho que tenemos, en vez de enfocarnos en lo que nos falta.

 

5.  Promueve la justicia entre los miembros de la familia

Un hogar donde reina el amor también reina la justicia; evita el favoritismo entre los miembros de tu familia, trata a cada uno de forma justa, evita las comparaciones y motiva las competencias sanas entre ellos.  Sobre todo no seas injusta, ni actúes por impulso.

 

6.  Enfatiza los aspectos positivos de las personas

Procura que tus comentarios sean positivos cuando te refieras a los miembros de tu familia o a cualquier otra persona, no permitas que se desarrolle en tu hogar la cultura del chisme, guía a tus hijos a respetar las decisiones de los demás y a no opinar sobre algo que no tienen el conocimiento.

 

7.  Ama tu hogar

Cuando amas tu hogar te preocuparás porque tu casa esté organizada, querrás que sea un lugar donde toda la familia encuentre paz, amor, protección y descanso.  Pondrás el sello del amor en todo lo que haces.

 

No permitas que tu ocupada agenda te robe la bendición de tener un hogar donde reine el amor, comienza hoy, mañana puede ser tarde para recuperar la armonía en tu hogar.  Siempre tendremos ocupaciones, pero no siempre tendremos la oportunidad de tener una familia emocionalmente saludable.

Espero que en tu hogar reine el amor y la paz, pero sobre todo que Dios sea el centro de tu vida, tu familia y tu hogar.

 

Un abrazo, hasta pronto!!