Secretos de una madre soltera

Madre soltera

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si estás casada te preguntarás ¿Cómo hacen las madres solteras para hacer todo solas, si yo casada casi no lo logro? Fui madre soltera por diez años, pero creo que cuando has estado en esa posición sigues siéndolo de por vida aunque te cases de nuevo. Te aseguro que no es nada sencillo, si también estás criando tus hijos sola, quiero compartirte algunos secretos que luego de mucho ensayo y error fueron los que mejor me funcionaron y que quizás podrían alivianar un poco tu carga.

 

Secretos de una madre soltera para ti

 

1. Cultiva tu vida espiritual

 

Ser madre soltera no significa que estás sola, Dios puede guiarte, fortalecerte, Él puede proveer para tu familia.  la Biblia dice que “Jehová es tu pastor y que nada te faltará” (Salmo 23:1). Además podrás criar hijos que tengan temor de Dios y te aseguro que hace una gran diferencia, porque son cosas eternas, les servirán para toda su vida.  Donde te congregues tendrás una familia de la fe que te apoyará. Y lo más importante, el amor de Jesús y su paz estarán contigo sin importar la situación que estés pasando.

 

2. Busca modelos que te inspiren

 

Una madre soltera y sus hijos pueden salir adelante, existe un montón de ejemplos que lo demuestran. Identifica a tu alrededor, en tu país o en el mundo, si es preciso, a mujeres que han salido adelante ellas y sus hijos; esto no te ayudará a resolver las situaciones de cada día, pero te motivará a seguirlo intentando.   Te sorprenderá darte cuenta que hombres como el presidente de los Estados unidos Barack Obama, el ex-presidente Bill Clinton, fueron criados por madres solteras, pero también puedes encontrarlas cerca de ti, yo conozco una que vio crecer a sus seis hijos, hoy todos son profesionales y están en los caminos del Señor.  No es cierto que los hijos criados por mujeres solas son delicuentes, si te enfocas a hacer tu parte, serán hombres y mujeres de bien.

 

 

3. Acepta las cosas que no puedes cambiar ni controlar

 

Llevar una relación amable con el padre de tus hijos, es la mejor opción, aunque debo confesarte que no es fácil.  No puedes obligarlo a que visite a sus hijos.  Si promete que irá a buscarlos y nunca aparece, lamentablemente te tocará ver caras tristes, pero ese no es tu problema sino del padre que no llegó. En su lugar, centra tu atención en aquello que puedes controlar que es dar lo mejor de ti como madre.

 

4. Aumenta tu autoestima y la de tus hijos

 

Cuando trabajas con tu autoestima, te sentirás segura y tendrás más confianza en tí misma; entonces podrás transmitirlo a tus hijos, recuerda que no podemos dar de lo que no tenemos.  Si tus hijos tienen una autoestima alta, si los guías a pensar de manera positiva, se podrán enfrentar con las burlas de los demás y no les afectará, serán más comprensivos y colaboradores; y por ende más felices.

 

5. No te exijas demasiado

 

De seguro te presionas mucho para que todo marche de forma impecable, los hijos limpios y bien cuidados, buenas calificaciones, la casa organizada. Puedo entender todo el estrés al que te sometes todas las mañanas para salir a tiempo, pero de seguro te preocupas porque debes completar ciertas tareas antes de salir, por ejemplo nadie te lleva un registro de que no  arreglaste las camas antes de salir, sólo tú lo haces.  La madre soltera se presiona porque no quiere que los demás la vean como débil y no está mal mostrar alguna debilidad de vez en cuando, hay que darse ese permiso.

 

6. Toma un respiro

 

Yo no lo creía hasta que me dí cuenta que mi hijo no se moría si lo dejaba un día e iba y me daba un rico masaje que me devolvía a la vida.  Debes soltar el sentimiento de culpa que se siente cuando dejas a tus hijos, claro en manos seguras, para de vez en cuando tomar un respiro que lleve oxígeno a tu cerebro.

 

7. Aléjate de las personas tóxicas

 

Como madre soltera manejas mucho estrés, así que lo menos que necesitas a tu lado es a personas que te sumen más.  No es dejar de ser amiga de tal o cual persona, pero evita compartir mucho tiempo con las personas que se quejan por todo, las negativas, las chismosas, las compradoras compulsivas, las que viven de apariencias, etc. procura que tus amigas sean tus aliadas, que te agreguen valor y tú a ellas.

 

8. Construye alianzas estratégicas

 

Yo contaba con varias alianzas estratégicas, trataba de identificar los padres que tenían sus hijos en la misma escuela que el mío, en la liga de béisbol o en las clases de inglés, así yo le llevaba sus hijos, pero cuando yo necesitaba que me llevaran el mío podía contar con ellos.

9. Identifica buenos ejemplos masculinos

 

El que no tengas una pareja no quiere decir que no haya hombres valiosos, yo le mostraba a mi hijo las cualidades que tenían otros hombres, como mi hermano, que fue un gran soporte, era quien lo llevaba a los partidos de béisbol, a montar bicicleta, al cine, fue una gran figura masculina para él. Igual le pedí a un hombre de mi confianza que lo enseñara a ir al baño como lo hacen los varones.  Los hermanos de la iglesia también jugaron un papel muy importante, porque hay cosas que las mujeres no sabemos expresar a nuestros hijos, son cosas de hombres. Pensarás que son cosas sencillas, pero no lo son, las mujeres sólo sabemos ser madres, eso de ser madre y padre, como algunos les llaman a las madres solteras para mi no existe.  Necesitas mostrarle a tus hijas las cualidades que debe ver en un hombre y a tus hijos buenos ejemplos a seguir.

 

10. Cuenta hasta 10

 

Es fácil perder la calma cuando tienes que hacer todo tú sola. La madre soltera no tiene a nadie con quien compartir tus cargas cuando estás a punto de perder la paciencia.  Por ejemplo, una mañana antes de ir a la escuela, por la rapidez, el niño derrama su leche en su uniforme, tienes dos opciones, le gritas y descargas todas tus frustraciones con el niño, lo que no es saludable o simplemente cuentas hasta diez o más si es necesario, lo miras y le dices, está bien mi amor eso fue un accidente, en segundos tú y tus hijos estarán en paz y listos para cambiar uniformes y salir a toda prisa.

 

11. Anímate y felicítate

 

Quizás entiendas que esto suena tonto, pero piensa por un momento, si eres madre soltera, nadie te va a dar unas palmaditas por la espalda cuando logres que tu hijo vaya solo al baño, cuando ves a tus hijos que tienen buenos modales, cuando comparten sus juguetes con los amigos, luego que lo has repetido múltiples veces y te das cuenta que al fin lo aprendieron. Debes estar consciente que has trabajado fuertemente por esos logros, entonces por qué no celebrarlo.  Siempre sonrío, doy gracias a Dios y me digo bien hecho, cuando me hablan bien de mi hijo o veo que ha aprendido correctamente lo que quería enseñarle.

 

12. Comparte con tus hijos

 

La madre soltera se entra tanto en la rutina del día a día que en ocasiones escasea el tiempo para jugar y compartir con los hijos, sin embargo es necesario que consideres apartar ese tiempo, es un momento de interacción que quita un poco de rigidez a la relación.  Mi hijo y yo hemos improvisado hasta canchas de basketball en el medio de la sala de estar, no hay que ir muy lejos.  También puedes hacer algunas tareas e involucrarlos a ellos, si están pequeños puedes convertir alguna tarea que tengas que hacer de la casa en algo divertido.  Por ejemplo cuando mi hijo estaba aprendiendo a hablar yo le enseñaba los nombres de los utensilios de la cocina mientras lavaba los platos. Ves podemos hacer varias cosas al mismo tiempo.

13. Acepta que no eres perfecta

 

La perfección no existe, ni la mujer maravilla tampoco,  así que libérate de ese yugo, tu función es hacer tu parte lo mejor que puedas, pero consciente de que habrá cosas que no saldrán como quieres.  Puedes pedir ayuda cuando la necesites, hay más personas de las que te imaginas que estarán dispuestas a hacer algo por ti.

 

Espero que estos consejos basados en mi experiencia como madre soltera puedan ayudarte a hacer tus días más ligeros, que vivas en paz y seas muy feliz.

 

Un abrazo y hasta pronto!!

 

Imagen: www.flickr.com