Diseña tu plan de desarrollo personal

 plan de desarrollo personal

 

Me gustaría que tomes un momento y pienses en el  último año de tu vida. ¿Sientes que has tenido un progreso significativo?   ¿Podrías decir sin lugar a dudas que creciste como persona durante el año pasado?   O, ¿Has pasado mucho tiempo en distracciones sin sentido que no conducen a nada?;  ¿Sientes que no tienes control sobre tu vida, que pasas tus días de arriba para abajo sin ver resultados? Si has tomado la decisión de crecer lo primero que debes hacer es un plan de desarrollo personal, en este post te digo cómo hacerlo.

 

El poder de tener un plan de desarrollo personal preciso radica en el hecho de que vas a ser capaz de focalizar todas tus actividades en la dirección correcta. Esto no sólo te da más control sobre tu vida, sino que te ayudará a dejar de ir a la deriva haciendo lo primero que aparece.

 

“Una meta sin un plan es sólo un deseo.” Antoine de Saint-Exupéry

 

Sabes que antes de enviar los soldados a la guerra, hay alguien que hace una estrategia; sin embargo nosotras nos lanzamos a la “guerra” de la vida sin un plan, vivimos improvisando y luego corrigiendo errores.  Piensa en tu plan de desarrollo personal como una estrategia de guerra, un  plan de ataque para tu vida. Este plan es necesario para el campo de  batalla, donde vas a desarrollar las estrategias, implementar las tácticas y organizar la logística necesaria para un futuro próspero.

 

¿Por qué hacer un plan de desarrollo personal?

 

¿Podrías decir con gran detalle dónde te ves en un año, incluso dentro de cinco años?

La mayoría de la gente no tiene idea hacia dónde va.  Permiten que las coincidencias y “la suerte” decidan su destino. Todas esas personas llegan a algún lugar, pero en la mayoría de los casos se estancan, no crecen y permiten que otros decidan sobre su vida, no persiguen aquello que las hace sentir plenas y realizadas. ¡No seas una de ellas!.

 

La importancia de planificar el futuro es múltiple. Uno de los beneficios es que te enfrenta con la pregunta (podría decir incómoda) sobre hacia dónde deseas ir. Es una pregunta importante que no debe pasarse por alto. Si no tienes un destino, puedes apagar el GPS e ir a cualquier lado.  Si no importa a donde vayas, entonces es muy probable que dejar de caminar sea lo más cómodo.

 

Las grandes ventajas de tener un plan de crecimiento personal son:

  • Tener un destino – El conocimiento preciso donde se desea ir
  • Planificar la ruta – Permite desarrollar estrategias para llegar al destino
  • Conocer los obstáculos – Descubrir los obstáculos que podrías encontrar en el camino.
  • Comprender el plan – Sabrás exactamente por qué lo estás haciendo,  incluso si las cosas se complican.

 

El contenido de un plan de desarrollo personal

 

El proceso de planificación del desarrollo personal gira en torno a la creación de un plan de acción que se basa en plasmar tus ambiciones para desarrollar áreas tales como:  tu vida profesional, crecimiento personal, espiritual y económico. En general, el plan contiene una declaración de una realidad futura y la forma en que llegarás a ella.

Pero ¡Tranquila! no hay mayor complicación para escribir tu plan.  Estos son los cinco criterios que en términos muy generales deben contener tu plan:

  • Lo que quieres (o lo que deseas ser)
  • ¿Por qué lo quieres?
  • cómo vas a lograr esta visión
  • Los obstáculos potenciales, riesgos y peligros
  • Cómo vas a superar las dificultades

 

Te puede ayudar si respondes a fondo las siguientes preguntas:

  • ¿Qué es lo que realmente quiero hacer de mi vida?
  • ¿Qué clase de persona realmente quiero ser?
  • ¿Cuáles son mis creencias y mis valores?
  • ¿Tengo una visión que yo quiero ver implementada en este mundo?
  • ¿Cuáles son mis metas y ambiciones?
  • ¿Cuáles son mis sueños?
  • ¿Mis decisiones actuales me están llevando exactamente donde quiero estar?

 

Debes tomar en cuenta que los objetivos de tu plan deben ser:

  1. Específicos – Dirigirte a un área específica de tu vida que deseas mejorar.
  2. Medibles – Especificar cómo deseas medir tu progreso.
  3. Asignables – Decidir quién tendrá que hacerlo.
  4. Realistas – Establece metas que realmente puedan ser cumplidas.
  5. Relacionados con el tiempo – Especificar cuándo se quieren lograr los objetivos.

 

Elementos del plan de desarrollo personal

 

Hacer una planificación no es difícil. Lo que es difícil, es crear un plan que te lleve hacia donde quieres ir, porque eso significa que tendrás que identificar todo lo que no te llevará más cerca de tus objetivos.

 

A continuación los pasos que debes dar con el fin de hacer más preciso tu plan de desarrollo personal:

 

1. Pasa un balance de lo que tienes

 

Realizar un inventario de tu situación actual podría ser la parte más difícil de la creación de tu Plan. Se requiere que seas honesta contigo misma, que hagas conciencia del estado en que te encuentras y  que evalúes tus metas y ambiciones. Este análisis te ayudará también a identificar las áreas que se pueden trabajar en el futuro.  

 

2.  Escribe una declaración de misión

 

Tener una declaración de misión personal puede ser útil para que seas capaz de evaluar los efectos de tus acciones y actividades. Tal declaración ayuda a que te preguntes si lo que estás haciendo contribuye o no con dicha misión.

 

3.  Planificación a corto y largo plazo

 

Cuando se desarrolla un plan de desarrollo personal es crucial separar tus metas en secciones u objetivos a corto, mediano y largo plazo. Si sólo estás pensando en el largo plazo, es muy probable que abandones, planificar algunas acciones a corto plazo te mantendrá motivada y enfocada a lograr tus metas paso a paso.

 

4. Reevaluación de tu plan

 

Evaluar tu plan de forma continua te permite desarrollar respuestas a los acontecimientos recientes. También ayudará a que tomes mejores decisiones en el momento actual.

 

5. Comprométete y toma acción

 

¿Cuál es el propósito de tener un plan si no se ejecuta? Coloca tu plan en las manos de Dios para que te guíe y asegúrate de que no se poner ese plan a un lado, recuerda es “tu” plan de desarrollo personal que puede llevarte al siguiente nivel.  Debes Estar comprometida con él y tomar las acciones que sean necesarias para ponerlo en práctica.

 

Deja espacio para las sorpresas

 

Planificar hacia donde quieres ir es lo correcto, pero sabemos que el futuro sólo Dios puede conocerlo y es el único que conoce lo que es mejor para ti, así que dentro de tu plan deja un espacio para las sorpresas de Dios que siempre son las mejores.

 

“El corazón del hombre piensa su camino; Mas Jehová endereza sus pasos”(Proverbios 16:9)

 

El seguimiento de tu progreso

 

Después de haber finalizado tu plan de desarrollo personal, es importante hacer un seguimiento regular de tu progreso. Después de todo, tener un plan es importante, pero es inútil si no compruebas si estás o no estás siguiendo tu plan.

Para ello, asegúrese de anotar los registros de tus logros y las áreas problemáticas que necesitan más atención.

 

Celebra tus éxitos

 

No recomiendan que celebres cada éxito en tu viaje, pero también quisiera poner de relieve la importancia de recompensarte. Tener una excelente recompensa en cuenta que sólo se obtendrá una vez que hayas logrado un hito importante aumentará aún más tu motivación para hacer un esfuerzo adicional.

 

 

Toma control de tu vida y comienza hoy mismo a trabajar en tu plan de desarrollo personal para cada área de tu vida una a una, con entusiasmo y determinación, recuerda si hoy no eres mejor o sabes más que hace un año, entonces envejeciste un año.

 

Un abrazo y hasta pronto!!

 

Imagen: www.gratisography.com