Casarse por papeles o por amor

casarse por papeles

Casarse por papeles pagando dinero a cambio

 

¿Será un fraude o no?  Es una de las preguntas que se formulan los agentes del servicio  de inmigración de los Estados Unidos cuando reciben una petición de residencia por parte de un ciudadano o residente permanente para una persona que desea obtener un estatus legal en el país, debido a que los porcentajes de fraude por casarse por papeles son tan altos que para ellos todos son sospechosos y hay que demostrar lo contrario.

 

Una de las formas más rápidas de obtener una residencia en los Estados Unidos es al casarse con un ciudadano o residente permanente; por tal razón las personas hablan de casarse por papeles con tanta naturalidad que le pregunté a varias personas cercanas que parecían conocer del tema y para mi sorpresa ninguno sabía las implicaciones legales que puede acarrear este tipo de práctica.

 

Según el Servicio de Inmigración de los Estados Unidos (USCIS) una persona sorprendida en un fraude de esta naturaleza puede cargar con una multa de 250 mil dólares o hasta 5 años de prisión; o ambos.  Además si eres residente permanente puedes perder la residencia y si eres la beneficiaria no podrías aplicar nuevamente para ser residente.  Así que mi querida amiga, si estás involucrada en ese tipo de negocio piénsalo dos veces, infórmate sobre los riesgos que estás corriendo y si vale la pena tomarlos por el dinero que estás recibiendo.

 

El último caso que conocí fue de una persona que se casó por negocio, recibió el dinero y cuando tuvo que llenar los impuestos con la persona que se va a beneficiar de la residencia, resulta que esta tenía una deuda muy alta con el IRS y han pasado varios meses y no ha podido recibir su reembolso de impuestos y aún no sabe si lo recibirá.  Este es sólo un caso de los muchos que se dan a diario por casarse por papeles.

 

Todo esto es una realidad en los Estados Unidos, es un fraude y cada persona asumirá el riesgo y las consecuencias de sus actos.  Sin embargo en este post quiero abordar también un tema que aunque es parte de este proceso casi nadie lo habla abiertamente, me refiero al daño que se causa a una persona al casarse por papeles haciéndole creer que es por amor.

 

Casarse por papeles fingiendo que es por amor

 

La persona que se enamora y pide a alguien casarse con él o ella sin importar su estatus migratorio se pregunta ¿Me amará o sólo quiere la residencia?  Aquí comienza el problema, porque hay una premeditación para “utilizar” a la pareja sólo para legalizar su estatus migratorio o para salir de su país.

 

Casarse por papeles haciendo creer que es por amor, quizás no tenga las implicaciones legales que aquel en el que se recibe dinero a cambio, porque estas personas llegan a vivir juntos y mantienen una supuesta relación, pero para mi es un fraude igual o peor, porque involucra sentimientos de una persona que ha actuado de buena fe.

 

Esta práctica hace tanto ruido, que cuando alguien se casa con una persona con un estatus migratorio ilegal, la advertencia es ¡Ten cuidado, puede ser por la residencia! Así que aunque el matrimonio sea por amor realmente, queda entre dicho hasta que se demuestra lo contrario.

 

El principio sigue siendo el mismo que dijo Jesús “Trata a los demás como quieres que te traten a ti” Mateo 7:12.  O ¿Te gustaría que alguien te fingiera amor, acepte casarse contigo y que al salir la residencia decida terminar el matrimonio?  Estoy segura que no te gustaría.

 

Muchos hombres no toman en serio a ciertas mujeres por esta razón, salen con ellas en un viaje de vacaciones y al regresar a los Estados Unidos no vuelven a contactarlas, porque en ocasiones es tan obvio el deseo de querer salir del país que eso los aleja.

 

Casarse por papeles es un acto de deshonestidad que no es aceptable, lo peor es que luego que sale la residencia inventan situaciones falsas para provocar el divorcio, como ves el daño se multiplica.  Si la que se ha casado para conseguir la residencia es la mujer,  denuncia al esposo por violencia doméstica, así que además de haber jugado con sus sentimientos, gastado su dinero, también le abre un expediente que podría llevarlo a la cárcel.  ¿Crees que es justo?

 

Te das cuenta ahora por qué digo que esta práctica de casarse por papeles fingiendo que amas a tu pareja es peor que cuando lo haces por negocio, ambos son fraude, pero uno más descarado que el otro.

 

Espero que nunca tengas que recurrir a una de estas prácticas para obtener una residencia en un país extranjero.

 

Un abrazo y hasta pronto!!

 

Imagen: www.flickr.com