5 razones por las que no veo las telenovelas

las telenovelas

 

¿Por qué no veo telenovelas?

 

Ver telenovelas es parte de nuestra cultura latina y las empresas de comunicación han sabido aprovechar muy bien esta cultura.  En un tiempo, cuando en mi hogar no teníamos televisión, escuchábamos radionovelas, muy interesantes, porque pudimos desarrollar la imaginación y mantener la inocencia, tan distinto a lo que ocurre en nuestros días.

Las telenovelas muestran una trama, sobre lo que la sociedad vive en cada momento, pero siempre están orientadas a manipular nuestras emociones para que al otro día estemos frente al televisor y cambiemos cualquier plan, con tal de no perdernos un capítulo.

 

Hace muchos años desperté y abandoné el vicio de gastar mi precioso tiempo viendo telenovelas, sí mi querida amiga, eso es un vicio como cualquier otro, porque llega a controlar parte de tu vida, ya no eres libre, no quieres perderte un capítulo, la familia no puede hablar o interrumpir en ese momento “sagrado”, suspendes cualquier plan que interfiera con tu telenovela.

 

En este post voy a compartir contigo algunas razones de por qué no veo telenovelas:

 

1. Las telenovelas están escritas partiendo de una estrategia para lograr audiencia y va a depender del tema del momento.

 

Recuerdo que cuando veía novelas en los años 80’s y 90’s, la trama iba dirigida a motivar nuestros sentimientos, veíamos mujeres pobres que se enamoraban de hombres ricos, en ocasiones resultaban ser hijas del hombre más rico de la telenovela.  Aunque parecían inofensivas, mostraban escenas de infidelidad y cierto morbo, aunque más reservado que en estos tiempos, porque el sexo era un tabú entonces.

 

Hoy día el tema del momento es el narcotráfico y la homosexualidad, así que las telenovelas que más “venden” ahora son llamadas “narconovelas”, donde se muestra  ese estilo de vida, sin ningún reparo y sin dejar algo a la imaginación.  También incorporan la conducta homosexual de una forma normal como si fuera correcta.

 

2.  Las telenovelas impactan nuestras vidas

 

Es posible que me digas que para ti las telenovelas son sólo un entretenimiento inofensivo, porque te cuento que no tienen nada de inofensivas, cuando ves algo todos los días por una hora, asumiendo que sólo ves una, que en la mayoría de los casos las mujeres ven mínimo tres al día, y graban la del otro canal para verlas luego.  Pero vamos a asumir que ves una sola y saquemos cuenta, una hora diaria por alrededor de cuatro meses que dura una telenovela al aire, estamos hablando de  85 horas cargadas de mucha técnica especializada, utilizada por profesionales extremadamente preparados para lograr infundir informaciones en tu mente. ¿Crees que no te afectará a ti y a tu familia?  Dice un dicho muy conocido que ” tanto da una gota en una piedra hasta que le hace un hoyo”.

En las telenovelas se tratan temas como la infidelidad de una forma tan normal, que sin darte cuenta, pueden llevarte a caer en ella y destruir tu matrimonio o contribuir a destruir el matrimonio de otros.

 

3.  Afectan tu bolsillo

 

Cuando ves telenovelas, comienzas a querer imitar a las actrices y a querer vestir como ellas, llevar su corte de pelo, su estilo de uñas, todo esto significa menos dinero en tu bolsillo.

 

¿Sabías que la publicidad que aparece cuando la telenovela está al aire es muy costosa?
Las empresas de publicidad anhelan las horas de las telenovelas, porque es un público objetivo seguro y con un gran poder de decisión a la hora de comprar, así que nos motivan a ir a gastar nuestro dinero a su antojo y lo peor, no nos damos cuenta.  Nos crean necesidades falsas y nosotras creemos que debemos comprar ese producto o servicio, porque lo necesitamos y debe ser rápido, caemos como inocentes ovejitas en la trampa de la publicidad.

 

4. Las telenovelas esclavizan

 

Cuando tienes que estar disponible a una hora específica frente al televisor, te conviertes en una esclava.  Ya no eres dueña de tu tiempo y te enojas con mucha facilidad, hasta con el tren o autobús cuando no puedes llegar a tiempo o tienes que interrumpir ese tiempo “sagrado”.

 

Dejas de participar en actividades familiares, si visitas una iglesia y hay una actividad a esa hora, no pueden contar contigo.

 

Si tus hijos tienen una tarea en la que necesitan ayudan, deben esperar a que termine la telenovela, ¿Crees que esto es justo para tus hijos?

 

He escuchado mujeres decir, “Se me quemó la comida por estar viendo la telenovela” o sea que se descuidan parte de tus funciones como madre y esposa.

 

Las conversaciones con las amigas giran alrededor a lo “buena que está la telenovela”, construyendo así relaciones de amistad vacías y sin propósito.  Hablas de las telenovelas como si fueran parte de tu vida, llegas a identificarte con ellas o con algún personaje.

 

5. Las telenovelas logran que vivas en un mundo irreal

 

Las telenovelas hacen que vivas creyendo que esos guiones son reales, he escuchado personas relatar la telenovela como si fuera una historia de una amiga real.  No mi querida amiga, todo eso está fríamente calculado, mientras mejor es la telenovela más chismes generará, las personas comienzan a comportarse como los personajes, repiten las frases y las hacen una moda.  Lo que más me llama la atención es que en ocasiones la telenovela está mostrando lo malo que tiene un país o una cultura y quien la ve, adopta ese comportamiento como si fuera bueno, no queremos vivir nuestras vidas comunes y corrientes, preferimos imitar las que nos venden en las telenovelas.

 

Por estas cinco razones y muchas más no malgasto mi precioso tiempo viendo telenovelas, si te gusta ver telenovelas, toma un tiempo y la próxima vez que las veas recuerda estas cosas que te he compartido, te aseguro que comenzarás a ser más crítica con la información que entras en tu cerebro.  Analiza tu comportamiento y elimina todo aquello que estás imitando de los actores y actrices y procura ser tú misma, las actrices de las telenovelas no son los mejores ejemplos para imitar, busca a otras mujeres a quienes admirar por las razones correctas, por ejemplo: Por su fe, su educación, la forma de administrar su hogar, su sabiduría, la crianza de sus hijos, lo buena esposa que es, etc.

 

Si luego te sientes ociosa en el tiempo que las telenovelas están al aire, mira este post  que escribí con 10 ideas de actividades que puedes hacer para invertir bien el tiempo de las telenovelas y te sentirás que ese tiempo ha sido productivo para ti.

 

Un abrazo y hasta pronto!

 

 

Imagen: www.flickr.com