11 Hábitos que debes evitar para llevar una vida plena

 

habitos que debes evitar

“Cuatro cosas hay que nunca vuelven: una bala disparada, una palabra hablada, un tiempo pasado y una ocasión desaprovechada”.  (Proverbio Árabe)

Esta cita hace alusión exactamente a lo que quiero mostrarte en este artículo, debes prestar atención a la forma que gastas tu tiempo y a las oportunidades que estas dejando pasar.

Si estás gastando tu tiempo en actividades que no te permiten reaccionar a lo que sucede en tu vida, entonces no vas a ser tan feliz y realizada como puedes ser si actúas con la intención de que tus acciones se muevan hacia lograr tus objetivos.

Los hábitos son difíciles de dejar y lleva tiempo, sin embargo no es imposible, la mejor manera de dejar un hábito es sustituyéndolo por otro.  con el tiempo dejará de suponer un esfuerzo para convertirse en una parte más de tu rutina.

11 hábitos que debes evitar para llevar una vida plena

1. Deja de ver demasiada televisión

Si eres de las que pasan horas y horas viendo la televisión, te cuento que estás dejando de aprovechar un tiempo valioso.  Yo por mi parte entendí esto hace mucho tiempo y por experiencia te digo que ha sido una gran decisión, sólo veo pocos minutos de televisión cuando estoy descansando un poco.

Prefiero leer un buen libro o escuchar una conferencia que me ayude a crecer como persona, que ver programas de televisión que no me agregan ningún valor.

Si te gusta mucho la televisión y no quieres dejarla, al menos limita su consumo de 30 minutos a una hora al día, ¿Crees que sea posible?

2. Deja de hablar de los demás a sus espaldas

Este es uno de los principales hábitos que debes evitar, porque hablar a espaldas de otra persona es una mala idea, por múltiples razones.  Primero, si alguien habla de otra persona contigo, puedes apostar a que también hablará de ti.

Segundo, puede ser que detrás de esos comentarios haya algo de envidia, que no es una emoción muy buena que digamos.

En lugar de hablar mal a espaldas de los demás, practica el pensar en lo positivo de la persona, si piensas en algo negativo de alguien, prefiere morder tu lengua antes que decirlo.  Con el tiempo desarrollarás el hábito de decir las cosas más agradables, lo que te llevará a relacionarte con gente más positiva.

3. Cambia la mente de escasez

Tener pensamientos de escasez significa que piensas que la vida es limitada y no hay mucho que puedas esperar.  Las personas que tienen una mente de escasez piensan que siempre debe haber un ganador y un perdedor y no dos ganadores.  

Dan por hecho que la vida los excluye en vez de pensar que es inclusiva.  Son tacaños con sus conocimientos, se resienten de la competencia, se quejan de todo y piensan en pequeño.

Por otro lado, el que piensa en abundancia cree que siempre hay más por venir, que puede llegar más lejos, le da la bienvenida a la competencia, es agradecido y confiado.

4. Deja de vivir al día

Dejar de vivir al día significa que debes hacer algo para que esto ocurra.  Lo más probable es que tengas que organizar tus finanzas, cambiarte a una casa más pequeña, vender tu vehículo o dejar de salir a comer o parar esos lujos que te encantan.

La paz que viene con tener un margen financiero es mucho más valiosa que cualquier otra cosa.

5. No sigas culpando a los demás por tus circunstancias

Si tienes un pasado que no fue muy perfecto, sea por una relación arruinada, una infancia difícil, o alguna otra cosa que estuvo completamente fuera de tu control, es posible que tengas un culpable, pero deja de victimizarte, levanta la cabeza y sigue adelante.

Perdonar y dejar ir te libera a ti, no a quien se lo otorgas.  Si sigues culpando a los demás de lo mal que te va nunca vas a asumir tu responsabilidad.  Solo tú puedes hacer algo para vivir al máximo y tener una vida plena.

6. No seas tu peor enemiga

Si eres muy perfeccionista, es posible que también seas muy exigente contigo misma.  Este es uno de los hábitos que debes evitar porque puede ser muy perjudicial para ti en el largo plazo.

Es una lucha constante, pero debes permitirte equivocarte de vez en cuando y aprender de los errores, eso no es malo.

No importa la etapa de tu vida en la que te encuentres, es importante estar alegre y que practiques estar en paz, independientemente de lo que pase a tu alrededor.  Esto te hará sentirte más feliz.

7. Deja de tratar de ayudar a las personas que no te han pedido ayuda

Si alguien necesita tu ayuda hazlo sinceramente y con diligencia.  Pero si alguien no quiere tu ayuda dale la oportunidad de que tome sus propias decisiones y que viva con las consecuencias que estas acarrean.

Es mucho más fácil decirle a los demás lo que deben hacer desde nuestro punto de vista, pero muchas veces decimos cosas que nosotras mismas no ponemos en práctica en nuestras vidas.

8. Deja de compararte con otras personas

En nuestros tiempos es un poco difícil con los medios de comunicación y las redes sociales, hay mucho para comparar e imitar, pero estas solo muestran los aspectos que destacan más en la vida de las personas, no toda la imagen.

Cada vez que te comparas con otra persona, se detiene tu crecimiento.  Recuerda que eres única, los demás son completamente diferentes a ti y no creo que tus historias coinciden mucho con la de otros.

9. No esperes para celebrar las pequeñas victorias

Yo pienso que la felicidad está en el camino y no cuando llegas a la meta.  Así que si estás en un largo “maratón”, como dejar el alcohol, dejar de fumar, salir de las deudas, son cosas que te llevan mucho tiempo y es difícil.  No cometas el error de esperar para celebrar cuando logres tu objetivo.

Ir celebrando los pequeños logros te da una motivación para continuar y lograr tu objetivo aún más rápido.

10. No digas “si” cuando quieres decir “no”

 

Si cuando dices “si”, realmente quisiste decir “no”, entonces necesitas aprender a decir lo que quieres.  Esto no es tan sencillo, te lo digo por mi propia experiencia, me ha costado mucho dejar este hábito, pero he logrado mucho.  Es realmente importante en tu vida, para que tomes decisiones inteligentes, que te lleven a lograr tus objetivos.

Ser una persona madura incluye saber lo que quieres y poder expresarlo sin sentir sentimientos de culpa.

11. No pienses que no tienes lo que se necesita para tener éxito

De vez en cuando evalúo mis compañeros de clases de secundaria y de la universidad, para mi sorpresa, los que han logrado tener éxito no son necesariamente los que estaban en el cuadro de honor.

Porque no tienes que ser brillante o ser el más experto para tener éxito.  Puedes tener éxito sin nunca haber estado en el cuadro de honor.  Tienes todo lo que necesitas, sólo enfócate en lo que quieres lograr, comprométete y entra en acción.

Puedes lograr lo que te propongas, eres el principal activo que tienes, tienes que saberlo y creer en ti misma para que esto pueda ocurrir.

Con este artículo quiero mostrarte que existen hábitos que debes evitar, que son nocivos para ti y que debes cambiarlos por hábitos positivos.  Que en ocasiones debemos identificar lo malo para encontrar lo bueno que hay en nosotras. Pronto te darás cuenta que puedes ser más productiva, más agradable y más feliz.  

Un abrazo y hasta pronto!

 

Imagen: www.pexels.com